Las luchas por las columnas de Heracles

Por: Daniel Raisbeck, Director del Archivo Histórico de la Universidad del Rosario

…la reina Isabel aclaró la posición de su gobierno al comunicarse con el rey Juan Carlos por vía telefónica: “es mi yate, mi hijo y mi Roca”

La última vez que la tensión entre España y Reino Unido por el control de Gibraltar creó titulares de prensa fue en 1981, cuando el gobierno español se mostró indignado por la visita al promontorio del príncipe Carlos y la princesa Diana en el yate real Britannia, durante su luna de miel.

En esa ocasión la reina Isabel aclaró la posición de su gobierno al comunicarse con el rey Juan Carlos por vía telefónica: “es mi yate, mi hijo y mi Roca”.

La controversia por la soberanía del territorio data desde 1714, cuando, según las condiciones del Tratado de Utrecht, que puso fin a la Guerra de Sucesión Española, Gibraltar, capturado en 1704 por una flota anglo-holandesa bajo el mando del almirante George Rook, se convirtió oficialmente en territorio británico. Esta, sin embargo, no fue la primera vez en la historia que Gibraltar pasaba de las manos de un gran poder a otro.

Estrecho de Gibraltar. (tomado de: http://upload.wikimedia.org/)

Estrecho de Gibraltar. (tomado de: http://upload.wikimedia.org/)

Los griegos llamaban a los promontorios que cercan los estrechos de Gibraltar las Columnas de Heracles (Hércules). Según la mitología, el héroe alcanzó esta extremidad de la tierra conocida en la décima de sus doce labores, cuando se vio obligado a usurpar el ganado de Gerión, gigante que habitaba la isla de Eritea, cerca de Gades (Cádiz).

Como de costumbre, el mito revela ciertas realidades. Desde el punto de vista mediterráneo de los griegos, los territorios más allá de Gibraltar eran terra incognita y pertenecían al ámbito mítico. El historiador griego Heródoto, escribiendo en el siglo V a.C., nota que durante las Guerras Persas, los griegos de la tierra firme consideraban que la isla de Samos, en el mar Egeo, estaba “tan lejos como las Columnas de Heracles”.

Pero los navegantes fenicios, quienes introdujeron el alfabeto a Grecia, de hecho habían sobrepasado Gibraltar y fundado una serie de colonias en las costas atlánticas tanto de la península ibérica como de África, entre ellas Cádiz y Lixus (Larache, Marruecos).

Mosaico que representa a Heracles hurtando uno de los toros rojos de Gerion (tomado de: http://thechestofdreams.blogspot.com/)

Mosaico que representa a Heracles hurtando uno de los toros rojos de Gerión (tomado de: http://thechestofdreams.blogspot.com/)

La expansión griega se dio sobre todo hacia el oriente, con la marcha de los ejércitos macedonios de Alejandro Magno (356-323 a.C.); en el occidente, las colonias de la Magna Grecia se concentraron en la costa oriental de Sicilia y en el sur y occidente de Italia. Los fenicios, por lo tanto, mantuvieron el control sobre el occidente del Mediterráneo y la costa norte de África hasta Gibraltar, territorio que fue eventualmente dominado por la más fuerte de las ciudades púnicas: Cartago.

En la Batalla de Zama (Túnez) del año 202 a.C., el general Publius Cornelius Scipio Africanus y las legiones de la República Romana vencieron de manera definitiva al ejército cartaginés, liderado por Aníbal Barca; de tal manera pusieron fin a la Segunda Guerra Púnica (218-201 a.C.). El historiador Polibio escribe que Scipio, con su victoria sobre Cartago, sometió al dominio de Roma “las regiones más grandes y más prósperas de África desde las Columnas de Heracles hasta los Altares de los Philaeni (el Golfo de Sirte en la costa de Libia)”.

Los griegos llamaban a los promontorios que cercan los estrechos de Gibraltar las Columnas de Heracles (Hércules).

Al controlar Gibraltar y Mons Calpe (nombre latino de la Roca, la columna norte de Heracles), la República Romana estableció su control sobre todo el Mediterráneo occidental; pronto, los romanos comenzarían a referirse al Mediterráneo como Mare Nostrum (nuestro mar).

Durante las invasiones germánicas que, durante el siglo V d.C., acabaron con la unidad del Imperio Romano occidental, los vándalos, al avanzar hacia el Norte de África, capturaron Gibraltar. Luego, la Roca formó parte del Reino Visigodo que se extendió desde Galia a la Península Ibérica bajo Teodorico I (muere en el año 451) y se mantuvo hasta la invasión musulmana del 711.

Peñón de Gibraltar. (Tomado de: http://deviajeporinglaterra.com/)

Peñón de Gibraltar. (Tomado de: http://deviajeporinglaterra.com/)

Con solo pocos años de interrupción, los moros dominaron Gibraltar -la palabra es una corrupción del nombre árabe Jebel Tariq- desde el siglo octavo hasta que, en 1462, el duque de Medina Sidonia capturara la Roca, la cual vino a formar parte del reino de España hasta la toma británica.

En el 2013, la crisis en Gibraltar, uno de los últimos puestos de avanzada restantes de la era del Imperio Británico, ha surgido por los controles en la frontera terrestre impuestos por el gobierno español, el cual argumenta que sus acciones son legítimas dado que Gibraltar no forma parte de la zona Schengen.

Este artículo fue publicado el 20 de septiembre de 2013 en el portal “Ámbito Jurídico”, y es reproducido en el blog de Clásicos UR con permiso del autor. 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s